Los horarios

¿Cuántas veces nos ha pasado que se nos ha ido el día sin darnos cuenta? ¿Cuántas veces nos hemos dado cuenta que no hemos hecho todo lo que queríamos haber hecho durante ese día? Imagino que al igual que a mi, muchísimas veces.

El día tiene muchas horas, horas que se pasan muy rápido y sin darnos cuenta si no tenemos una organización.

Como adultos hemos generedo la capacidad de organización y distrubución de actividades a lo largo de un horario establecido. Pero nuestros pequeños no han desarrollado todavía esa capacidad, debemos ayudarles.

Al principio, seremos nosotros quienes estableceremos esos horarios y rutinas, para que a medida que el niño crezca, vaya adquieriendo esa competencia y vaya siendo capaz de ir organizándose.

Ante todo, tenemos que tener claro cuales deben ser las actividades que deben realizar todos los días, cuales varias veces a la semana y cuales de vez en cuando.

Actividades diarias

Son aquellas actividades a las que debemos dedicar un tiempo cada día, sin excepción. Algunas de estas actividades son obligaciones, pero otras son ocio. Algunos ejemplos son:

– Ayudar en las tareas domésticas (en función de la edad)

Actividades educativas (colegio en época escolar, y actividades que ayuden a desarrollar sus capacidades durante el verano)

Recoger los juguetes.

– Caminar, pasear…

– Jugar al aire libre

Varias veces a la semana (entre 2 y 5 días a la semana)

Este tipo de actividades son aquellas que son beneficiosas para el niño, pero que o al ser más intensas no pueden realizarse todos los días, o bien, que son costosas, en tiempo y/o dinero. Como ejemplos podemos encontrar:

Actividades deportivas como el patinaje, la natación, el voley, el fútbol, el baloncesto o cualquier otro deporte que sea adecuado para nuestro hijos por edad y sobretodo por interés.

Actividades esporádicas

Son aquellas actividades, que aunque pueden provocar un gran disfrute en los niños no son tan beneficiosas como las anteriores, ya que no les ayudan a potenciar capacidades, a relacionarse con iguales o aportan menos beneficios para su salud.

No estamos diciendo que tengamos que desterrarlas de nuestra vida, pero sí que es adecuado minimizar el tiempo que se dedica a ellas. Como máximo se debería dedicar una hora u hora y media al día entre todas. Algunos ejemplos son:

– Ver televisión

– Videojuegos

– Ordenador (acceso a internet, redes sociales, juegos online, foros…)

Si ayudamos a nuestros pequeños a establecer una tabla de horarios adecuada desde la infancia y la elaboramos con ellos, estaremos potenciando su capacidad de organización y distribución de tiempo y actividades.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s