Mi hijo lee cómics

Llega un momento en que nuestro hijo comienza a hacerse mayor y deja de ver los dibujos de la tele, y de jugar con los cochecitos. Comienza a tener otro tipo de aficiones, sus lecturas cambian hacia temáticas más adultas, y sus series de dibujos son distintas.

Un día te acercas más a las  aficiones de tu hijo y te das cuenta que lee cómics… Y te preguntas, ¿qué tipo de influencia tienen sobre el comportamiento de mi hijo? ¿Es beneficioso? O por el contrario, ¿podría perjudicarle?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es cualquier afición de nuestros hijos puede ser beneficiosa y adecuada para su buen desarrollo y al mismo tiempo, si no es capaz de mantener esta afición en unos límites adecuados podría llegar a convertirse en un problema, dificultad.

Una de las partes fundamentales de la lectura de cómics es la observación de los dibujos, la historia es contada a través de ellos y son las palabras las que les acompañan. Los dibujos de estos cómics son verdaderas obras de artes ya que están creados con mucha precisión y exactitud. Debemos tener en cuenta que los dibujantes de cómics son artistas.

La temática general de los cómics incluye valores de defensa a los débiles, a la lucha por el bien general... Si bien es cierto que hay personajes que encarnan “el mal” y que son muy poderosos y que en ocasiones son los que menos sufren, siempre esta el personaje con características positivas que se preocupa por los demás y ayuda a los más débiles.

Por otro lado, podemos pensar que el hecho de leer cómics les va a aislar socialmente, ya que siempre se ha asociado esta tipo de lectura personas que no tienen relaciones sociales, por ser una afición escasa. Esto está muy lejos de la realidad, no hay más que acercarse a las tiendas de cómics y observar la cantidad de adolescentes que se encuentran allí, se conocen, comparten intereses y para nada están solos…

Cuando nuestro hijo llegue a la adolescencia y comience con aficiones nuevas, no debemos ser alarmistas y criticarlas por el simple hecho de no conocerlas; acerquémonos a nuestros hijos, ya no tan pequeños, mostremos interés por estas nuevas aficiones, un interés sano y colaborativo y mostrémonos accesibles para poder orientarles y de esa forma seremos conocedores de sus actividades y no espías.

Si tenemos esa actitud de cercanía podremos conocer si los cómics o libros que leen nuestros hijos son los adecuados a su edad. Si acercándonos a ellos observamos que los cmics que le interesan no son los adecuados para su edad, sentémonos a hablar con ellos, y hagámosles entender que los cómics, al igual que las películas, que los libros y otras actividades, se pueden clasificar por edades y que a medida que vayan creciendo podrán ir accediendo a los cómics, libros, películas y actividades adecuados a sus edades…

Por otro lado, al igual que con todas las actividades que realicen, deben dedicarse a ella sin permiter que influyan en sus responsabilidades diarias, como el estudio y la participación en las tareas de la casa. La lectura de cómics es una actividad benefciosa que puede aportar valores y socialización a nuestro hijo.

Alejandra F. Aladro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s