El juego y las relaciones sociales en los más pequeños (0 a 3 años)

relacionessocialesprimerainfancia

¿Cuántos amigos debería tener mi hijo? ¿Por qué no comparte sus juguetes? ¿Es egoísta? Son preguntas que los padres nos hacemos cuando nuestros pequeños empiezan a relacionarse con iguales.

Durante los dos primeros meses, las manifestaciones sociales de los bebés están limitadas, se suelen manifestar mediante llantos o pequeñas sonrisas que expresan una necesidad o una sensanción placentera.

Pronto, alrededor de los dos meses, estas manifestaciones empiezan a vincularse a su madre y cuidadores principales, ha este fenómeno se le denomina apego. Sus manifestaciones sociales ya son más discriminadas. Sonrien ante las personas más cercanas a él, a aquellas que les dan cuidado y sustento. Ante los desconocidos, estas manifestaciones disminuyen y suelen estar vinculadas al tipo de relación que el cuidador principal tiene con la persona.

Desde los 2 meses hasta los 7, aproximadamente, las interacciones sociales van evolucionando, ampliándose y haciéndose más intencionales.

Entorno al año de edad, los niños comienzan a tener un gran interés por otras personas que no son su padre o su madre; sobretodo aumenta su interés por otros niños, es como si dijese: “mira otro que es igual que yo” Es en este momento cuando el bebé comienza a crearse un autoconcepto, a surgir la conciencia del “yo”, de un “yo” delimitado y diferenciado de los demás (hasta ese momento todo lo que le rodeaba era un continúo)

Muchos niños de esta edad ya acuden a guarderías y sus padres les llevan al parque para que interaccionen con otros niños de su edad.

Pero estas primeras interacciones no son sociales tal y como los adultos entendemos. Todavía no saben jugar  con otros; parece que juegan con otros, pero este juego conjunto sólo se produce físicamente, no comparten y no se implican en actividades conjuntas. Este hecho es normal y no es preocupante, simplemente su mente todavía no está preparada para este tipo de interacciones.

Aún así, es importante, que como padres les llevemos a actividades con otros niños, y si observamos alguna conducta en la que nuestro pequeño tiene una disputa con otro niño por un juguete, debemos dejar que lo solucionen ellos, pero sin dejar de estar atentos, ya si se comporte de forma agresiva con otro pequeño (morder, pegar…) debemos intervenir con calma entre los dos niños e indicarles mediante nuestro tono de voz que la conducta que está realizando no es adecuada.

Desde este primer año hasta los 3 años, estas interacciones se hacen más conscientes y más voluntarias. Comenzarán a interactuar de manera motivada con otros niños y deberemos guiarles para que estas interacciones sean positivas.

Alejandra F. Aladro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s