Fobia Escolar

¿Por qué mi hijo llora cuando va ir al colegio? ¿Le estará pasando algo en el colegio para que reaccione así todas las mañanas? ¿Tendrá fobia escolar?

Cuando el niño llora a la hora de ir al colegio no siempre se trata de fobia escolar. Por eso, hay que diferenciar esta fobia de lo que llamamos rechazo escolar, que consiste en una decisión consciente por parte del niño de negarse a ir al colegio, que nada tiene que ver con la ansiedad que le produce la fobia escolar.

Cuando hay rechazo escolar observamos que la actitud negativa hacia la escuela se manifiesta a la hora de ir al colegio, pero cuando sale, probablemente te cuente que se lo ha pasado bien con sus amigos e incluso te manifiesta que algo que le han contado en el colegio le haya parecido interesante; además no mostraría una serie de signos que explicaremos a continuación.

Lo primero que debemos saber es qué es exactamente una fobia escolar, por ello dejo aquí una buena definción: “La fobia escolar es el rechazo prolongado que un niño experimenta a acudir a la escuela por algún tipo de miedo y acompañado de un alto nivel de ansiedad

Hay una serie de signos que podemos observar para saber si nuestro hijo podría estar padeciendo una fobia escolar:

Signos fisiológicos: El niño puede presentar sudoración de manos y el cuerpo, tensión muscular, vómitos, diarrea, y alteraciones del sueño y la alimentación.

– Signos cognitivos: temor a todo lo que tenga que ver con el colegio.

– Comportamientos: gritos, llantos, pataletas, conductas perturbadoras en clase

Estos signos, junto con una elevada ansiedad se presentan justo antes de ir al colegio o cuando se habla de temas relacionados con ello. Cuando se observan estos signos más allá de 6 meses, debemos consultar con un profesional, ya que podríamos estar ante una fobia escolara en nuestro hijo.

Orientaciones para padres

1. Cumplir la regla de asistencia diaria a la escuela. Si cedemos a la negativa del niño a ir a la escuela, estaremos reforzando los signos del niño y se instalarán dentro de su repertorio de conducta y cada vez será más complicado el regreso a la escuela poniendo en peligro la educación y la evolución social y cognitiva de nuestro hijo.

2. Los padres deben mostrarse especialmente firmes por la mañana. Es recomendable no preguntar al niño por cómo se siente, ya que eso le estimulará a quejarse.

3. A pesar de que el niño se queje de síntomas físicos de los que se ha quejado en ocasiones anteriores y como padres observamos que el niño se siente bien como para estar levantado y andar de un lado a otro, estará suficientemente bien como para poder ir a la escuela. Se le enviará al colegio sin discusión.

4. Sólo si los síntomas del niño son realmente preocupantes, podremos dejarle no ir a la escuela, pero se le llevará a la consulta del médico de forma inmediata, para que el niño sepa que si hay un problema de salud, se va al médico y que no nos fiamos de sus verbalizaciones sobre síntomas físicos sin verificación.

5. Si se le hace tarde para llegar a primera hora, irá a segunda. Si al llegar al colegio, se vuelve solo, en cuanto nos demos cuenta de que ha abandonado el colegio, debemos llevarle de vuelta de inmediato

6. Hablar con el colegio e informar de la situación. Es importante y necesaria la colaboración entre los padres y el colegio

Sobretodo, y lo más importante es que en el momento que observemos que la negativa a ir al colegio perdura en el tiempo y nos resulta preocupante, debemos acudir a un psicólogo que pueda orientar en estas dificultades

Alejandra F. Aladro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s