Apoyando en los estudios

20130619-103938.jpg

L

Durante la época escolar los niños tienen que realizar un elevado número de actividades, dentro y fuera del colegio. Las clases propiamente dichas, los deberes, los trabajos, el estudio y repaso de las materias, las actividades extraescolares, las tareas en las que tengan que colaborar en casa y, aunque no parezca importante, disfrutar de tiempo libre y de ocio.

Dependiendo de la edad, ellos tendrán mayor o menor capacidad para organizar y gestionar su tiempo; pero aunque tengan edad suficiente, debemos estar atentos de cómo se organizan para que cumplan con todas sus obligaciones y para que no pierdan tiempo de ocio y de descanso.

Hay varias cosas que debemos tener en cuenta para poder echar una mano a los niños durante su época de estudio:

El tiempo de descanso es fundamental: no importa que tengan muchos deberes y mucho que estudiar para el “examen de mañana”, ha de respetarse el tiempo de sueño. Los menores en edad de crecimiento tienen que dormir como mínimo 8 horas.

La alimentación debe ser completa y variada: Durante los momentos de estudio, son muchas las personas que ingieren cantidades elevadas de refrescos azucarados, gominolas, dulces o snacks salados. Debemos evitar estas costumbres y dejar su alcance frutas variadas, zumos o infusiones.

– Es importante que cumplan con las tareas domésticas encomendadas, pero también deben realizar las actividades que les mandan en clase, por ello, sería conveniente realizar un horario, donde, simplemente echando un vistazo, tanto el niño como los padres sepan cuál es la actividad que tiene que hacer en ese momento.

– En el caso de que haya varios hermanos en edad de estudio, debemos buscar un espacio y un tiempo para cada uno. Esto quiere decir, que aunque el hermano mayor pueda ayudar al pequeño con las tareas, este hecho no debe interferir en las tareas del mayor.

La capacidad atencional de los niños (la de los adultos también) tiene limitaciones, es decir, no podemos estar horas y horas realizando la misma tarea sin dar un descanso a nuestro cerebro, como máximo podemos atender a una misma tarea durante 50 minutos, a partir de este momento, nuestra capacidad decaerá, por lo que es positivo que una vez que haya transcurrido este tiempo, hagamos un breve descanso de unos 5 a 10 minutos máximo, para refrescarnos.

– Facilitemos el silencio y una atmósfera adecuada para el estudio, es decir, preparemos un espacio donde los peques no tengan acceso a televisión, ordenador y respetemos su tiempo de trabajo.

– Este espacio debe tener una luz adecuada, preferentemente natural, buena ventilación y temperatura estable, ni muy alta ni muy baja.

Esta serie de orientaciones nos sirven para ayudar a nuestros pequeños, pero lo importe es que reciban nuestro apoyo y sientan que valoramos su esfuerzo y dedicación.

Las notas son importantes, por supuesto, pero debemos transmitir a nuestros hijos que lo importante es el esfuerzo que se realiza, la adquisición de conocimientos y la propia superación.

Los niños tienen una gran capacidad para aprender, ayudemos a que se potencie.

Alejandra F. Aladro

Anuncios

Un pensamiento en “Apoyando en los estudios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s